miércoles, 30 de marzo de 2016

LOPE DE AGUIRRE:

LOCO SÍ, TONTO NO






El Perú tuvo que ser conquistado dos veces, quizá por eso decimos -o decíamos- que algo que vale un Perú es que vale mucho. La primera conquista fue la de Pizarro y sus hombres de armas, la banda de guerra que acabó con el imperio incaico. Eso fue al rematar el año de 1532, cuando los castellanos apresaron al inca Atahualpa, aunque la lucha contra la resistencia indígena no terminara del todo ahí.


Guerreros incas en tiempos de la Conquista.
Ilustración de Angus MacBride (Osprey Publishing).

Pero la codicia de Pizarro y el rencor de Diego de Almagro, su lugarteniente, obligaron a la corona a reconquistar el territorio tras una serie de guerras civiles que se libraron entre 1537 y 1554. Uno de los protagonistas de aquel fratricidio fue un aventurero castellano, el hidalgo Lope de Aguirre (1510-1561). Sí, he dicho castellano, pues la villa donde nació, Oñate, perteneció al Reino de Castilla hasta 1845, año en que se integró en la provincia de Guipúzcoa.

En 1536 o 1537, Lope llegó al Nuevo Mundo. Tomó partido por el primer virrey del Perú, Blasco Núñez Vela, contra Gonzalo Pizarro, hermano menor de Francisco y caudillo de los encomenderos rebeldes. Derrotado el virrey, Aguirre huyó. En 1551 volvió a Perú, donde fue juzgado por maltrato a los indígenas y, a pesar de su hidalguía, sentenciado a públicos azotes. Insultado y despechado, no tuvo otra mira en varios años que vengarse del juez que lo ofendió, Francisco de Esquivel, a quien dio muerte en 1554. A pique de subir al patíbulo por ello, el corregidor Alonso de Alvarado lo indulta y lo recluta para continuar la lucha contra los encomenderos rebeldes.

Fuente: Wikipedia.
Terminadas las guerras civiles peruanas, el virrey Hurtado de Mendoza se quita de encima a las catervas de soldados licenciados y ociosos animándolos a encontrar El Dorado. El veterano Pedro de Ursúa parte de Lima con trescientos españoles y remonta el río Marañón, de ahí el nombre de los aventureros: marañones.

Un año más tarde, Aguirre se amotina y mata a Ursúa. El 23 de marzo de 1561, Lope, que se apela El Peregrino, obliga a sus marañones a firmar una carta para el rey de España, Felipe II, en la que le anuncia que se proclama Príncipe del Perú, Tierra Firme y Chile. Firma como El Traidor. Lope de Aguirre y sus cimarrones renegaban de España y, por tanto, el Austria podía dar Las Indias por perdidas. O eso pretendían.

Siete meses más tarde, el 26 de octubre de 1561, sus camaradas lo matan, lo descuartizan y conservan su cabeza para exponer su rostro, de nuevo, a la pública vergüenza. Desde entonces, Aguirre ha sido tachado de criminal megalómano, cruel hasta el sadismo y paranoico, de ahí Aguirre El LocoY sin embargo, dos siglos más tarde, tal sedición fue considerada por Simón Bolívar la primera declaración de independencia americana y, por tanto, reivindicó a Aguirre como un adelantado de la liberación.


A los lados, rodelero y piquero en América (S. XVI). 
Según la ilustración, el que los acompaña es un arcabucero, 
pero por el tamaño de su arma y la horquilla tendría que ser, 
más bien, un mosquetero.
Ilustrador: Angus MacBride (Osprey Publishing).

Aquella carta es hoy resonante. Para esta entrada he seleccionado párrafos del original, conservado en el Archivo de Indias y accesible en Internet. Con ustedes, españoles del siglo XXI, Lope de Aguirre El Loco, cimarrón y traidor, un insumiso de hace cinco siglos...

"Te aviso, rey español, que, para tan buenos vasallos como tienes en estas tierras, que no nos queda otra que salir de tu obediencia. La culpa es de las grandes cargas e injusticias que sufrimos de tus ministros que, por remediar a sus hijos y criados, usurpan y roban nuestra fama, vida y honra. Así hacen creer que todo súbdito inocente es loco y muestran con ello que tu gobierno es aire".

"Cuida, rey español, de no ser cruel con tus vasallos, ni ingrato con ellos, pues estando tu padre y tú en los reinos de Castilla, sin ninguna zozobra, te han dado tus vasallos, a costa de su sangre y hacienda, todo lo que en estas y otras partes tienes. Y mira, rey, que no puedes llevar el título de justo en una nación donde no aventuraste nada, sin que los que en ella han trabajado sean gratificados. Qué lástima tan grande que tu padre gastase tanta moneda, por eso duélete de alimentar los pobres cansados en los frutos y réditos de esta tierra, y mira, rey, que, aunque solo sea en la posteridad, para todos hay justicia y premio, paraíso e infierno. Es verdad que son pocos los reyes que van al infierno, porque no sois muchos; que si muchos fueseis ninguno podría ir al Cielo, porque creo que allí seríais peores que Lucifer, según tenéis codicia y ambición".

"Atiende, rey católico, a la corrupción de los clérigos de esta nación. Si quieres saber la vida que tienen, te diré que entienden de mercaderías y de bienes temporales, y de vender los sacramentos de la Iglesia al mejor postor; y que son enemigos de los pobres, gente sin caridad, ambiciosos, glotones y soberbios como cortesanos. Por cierto, no hacen falta testigos para avisarte de cómo estos, tus ministros, tienen cada año cuatro mil pesos de salario y ocho mil de costa, y al cabo de tres años tienen cada uno sesenta mil pesos ahorrados, y heredamientos y posesiones; y con todo esto, quieren que cada vez que los topemos, nos hinquemos de rodillas y los adoremos como a Nabucodonosor; cosa insufrible, por cierto. Ojo con ellos, pues tienen un refrán que los resume: A tuerto y a derecho, nuestra casa hasta el techo".


Ni tan loco el Loco Aguirre, ¿verdad? Como en el chiste del majara subido en la tapia del manicomio: "Yo estoy aquí por loco, amigo, no por tonto".

Puedes leer la entrada anterior de este blog aquí:
http://escribirhistorica.blogspot.com.es/2016/03/el-ultimo-trago-de-cristo-no-lo-busques.html

Te recomiendo mi última novela, En un maldito lugar de La Mancha (Vida secreta de Quijano y Cervantes, agentes de La Espada de Dios):
https://www.amazon.es/En-un-maldito-lugar-Mancha-ebook/dp/B01D7NOQP6/



Y si quieres conocer más secretos históricos y literarios, te recomiendo mi último libro, Para escribir novela histórica:




6 comentarios:

  1. Ah¡ si nos hubieran contando la historia (en nuestros años de bachiller o de universidad) como tu la relatas..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo digo... Yo también me la estoy re-relatando a mí mismo. Gracias, Suni. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Razón tiene Suni. Con tu -istoria y con tu Historia los alumnos tendrían más amor por la asignatura y aprenderían mucho más.
    Interesante visión de Aguirre y buena información sobre las guerras civiles en Perú.
    Por cierto, enhorabuena por tu nuevo libro. Lo voy a comprar ya.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenida. Un beso... Te echaba de menos.

      Eliminar
  3. Me encanta la historia y así contada, mucho más.
    Saludos.

    ResponderEliminar